Home Vida Sexual Cómo evitar las ETS en adolescentes
Cómo evitar las ETS en adolescentes

Las enfermedades de transmisión sexual son infecciones contagiadas durante el sexo vaginal, anal u oral entre individuos. Son enfermedades más comunes de lo que parecen. Incluso personas que las tienen pueden no presentar síntomas, pero aún así son peligrosas. Por contra, son fáciles tanto de tratar como de diagnosticar en un centro, en la amplia mayoría de los casos.

Los jóvenes entre 15 y 24 años presentan una probabilidad mayor de riesgo de contagio que cualquier otro grupo, siendo uno de los problemas de salud más reincidente. Es verdad que la incidencia de enfermedades de transmisión sexual (ETS) ha disminuido en los últimos años, aunque todavía el número sigue siendo muy alto. Las ETS en jóvenes oscila aproximadamente en un 25% de los adolescentes que pasarán por una infección de transmisión sexual antes o durante la universidad.

¿Cómo se contagian las ETS?

La forma más común de contagiarse es durante las relaciones sexuales, aún así es cierto que existen otras formas de infección. Cualquier contacto directo entre el pene, la vagina, la boca o el ano, aunque no haya penetración, puede causar un contagio de las enfermedades transmitidas sexualmente. Las ETS pueden ser contagiadas de un hombre a una mujer, de una mujer a un hombre, de un hombre a otro hombre o una mujer a otra mujer.

coomo-prevenir-las-ets

Además, hay algunas ETS que pueden ser transmitidas de otras formas completamente distintas, incluido el VIH. La hepatitis B o el SIDA pueden ser transmitidas a través de compartir agujas inyectables para medicinas o drogas, u otras muchas formas accidentales.

¿Cuáles son los síntomas?

Las ETS se pueden prevenir, pero además hay que conocer cuáles son sus síntomas para diagnosticar cuanto antes la enfermedad. Muchas veces pasan semanas, meses o años para darnos cuenta de los síntomas. Incluso a veces se puede no presentar ningún síntoma, pero sí transmitir una enfermedad a otro individuo.

Por una parte existen síntomas físicos como granitos, lesiones en la piel, picazón, dolor o ardor al orinar y fiebre. Y por otra parte se pueden presentar malestares muy parecidos a la gripe. Al ser síntomas que no son exclusivos de las ETS, es muy difícil diagnosticar la infección por nosotros mismos.

Tipos de enfermedades por transmisión sexual

Clamidiasis, es la más común entre las ETS. Se encuentra en el esperma, el líquido preeyaculatorio y las secreciones vaginales. Puede infectar el pene, la vagina, el cuello uterino, el ano, la uretra, los ojos y la garganta.

Gonorrea, común entre personas entre 20 y 30 años. No acostumbra a presentar síntomas.

Sífilis, provoca llagas en el área genital llamadas chancros. Por lo general no duelen, pero son muy contagiosas.

VIH, virus que causa el SIDA, afectando entonces al sistema inmunitario. Destruye determinadas células pudiendo llegar a morir a causa de infecciones que el cuerpo normalmente podría combatir.

Herpes genital, provoca llagas genitales y en la boca. Permanece en el organismo de por vida. Se contagia con el contacto de la piel.

Verrugas genitales, son causadas por el virus del papiloma humano (VPH). No son realmente peligrosas, aunque sí es verdad que algunos VPH pueden provocar cáncer de cuello, pero no precisamente las verrugas genitales.

Hepatitis B, es una infección que afecta al hígado. Existe una vacuna para evitarla.

Piojos púbicos, también llamados ladillas. Son parásitos que se adhieren a la piel y al vello genital.

Sarna, enfermedad en la piel que provoca picores, causada por pequeños parásitos.

Tricomoniasis, causada por un parásito que se encuentra en las secreciones sexuales.

¿Cómo prevenir las ETS?

La forma de estar completamente seguro de no contraer este tipo de enfermedades es no tener relaciones sexuales de ningún tipo. En cualquier otro escenario, el riesgo existe. Cualquier persona podría ser propagadora de estas enfermedades. Así que la mejor forma de autoprotección contra las ETS es la abstinencia.

Pero siendo realistas, la gran mayoría de personas tienen sexo en algún momento de su vida. Y en edades de adolescentes sexualmente activos, el riesgo de contraer estas enfermedades es el mayor. Se pueden transmitir estas enfermedades no diagnosticadas entre parejas sexuales habituales.

adolescentes-sexualmente-activos

Probablemente, la forma más cómoda y simple para evitar una transmisión de estas enfermedades sea el uso de preservativos. Sin embargo, un mal uso hace que su efectividad baje muchísimo. Es muy aconsejable aprender para qué sirven exactamente y la forma de colocarlos. En una lista de qué anticonceptivos previenen las ETS, los condones de látex deben de estar en los primeros lugares.

Tiene que existir una educación entre los más jóvenes para que puedan comprender los riesgos, hay que enseñarles lo importante que es que practiquen el sexo seguro, usando métodos anticonceptivos de barrera.

Métodos para evitar el contagio de ETS

Cualquier individuo sexualmente activo debe someterse a pruebas de ETS periódicamente. Los médicos recomiendan hacerlas dos veces al año. Aún si siempre usas condones y te sientes perfectamente bien, la única manera de confirmar si alguien padece una ETS es haciéndose dichas pruebas.

Una actividad sexual que no incluye en su desarrollo la transmisión de enfermedades sexuales es, el sexo sin penetración, también llamado masturbación mutua (masturbación en pareja) sin intercambio de fluidos corporales. Sería una fantástica manera de alcanzar el placer sexual e intimar con otra persona, con vibradores o estimuladores.